Publica una oferta

Empleos en Seguros

Descripción

Las pólizas de seguro protegen a sus tomadores de una pérdida financiera, es decir, funcionan como un plan de contingencia en caso de emergencia; en otras palabras, estar asegurado es un modo de manejar los riesgos.


Los contratos de seguros pueden brindar protección en términos de salud, cubriendo parcial o totalmente los gastos de tratamientos médicos; por su parte, los seguros de vida le confieren una cantidad predeterminada de dinero a la persona designada en el contrato tras el deceso del titular de la póliza; por otro lado, hay pólizas que cubren bienes muebles o inmuebles en contra de cualquier daño.


Las empresas aseguradoras venden sus pólizas a través de sus Agentes o Corredores de Seguros. El primero es parte del personal de la empresa, mientras que el Corredor de Seguros trabaja de manera independiente o autónoma representando y ofreciendo los servicios de distintas aseguradoras a cambio de una comisión. El asegurado recibe y suscribe un contrato que determina la cobertura de la póliza y la extensión en la que la empresa asumirá las pérdidas.

Labores diarias

Los profesionales en el área de Seguros cumplen con las siguientes responsabilidades:


  • Entrevistar a los nuevos clientes para evaluar los riesgos.
  • Inspeccionar las propiedades o vehículos para evaluar los daños.
  • Ajustar o crear un plan de cobertura especial para el cliente.
  • Calcular el monto de la prima y los métodos de pago.
  • Evaluar los riesgos comprendidos en la celebración de un contrato de seguros.
  • Evaluar las posibles pérdidas en caso de una catástrofe o desastre natural.
  • Verificar que se cumplan los requisitos de la póliza y que se esté respetando lo establecido en la legislación vigente.
  • Vender distintos tipos de pólizas de seguros.
  • Aprobar o rechazar pólizas de seguros.
  • Tramitar las solicitudes de reembolso.
  • Investigar las solicitudes de reembolso que parezcan sospechosas.
Habilidades

Todos los profesionales en el sector de Seguros comparten las mismas capacidades, las cuales incluyen, entre otras, las abajo mencionadas:


  • Tener vocación de servicio y habilidades para las ventas.
  • Poseer habilidades de comunicación.
  • Tener habilidades matemáticas, estadísticas y numéricas.
  • Ser analítico.
  • Poseer conocimientos avanzados en computación.
  • Manejar su tiempo y ser organizado.
  • Tener habilidades para resolver problemas y tomar decisiones.
  • Estar en la capacidad de adaptarse y de aprender y aplicar nuevas estrategias de ventas rápidamente.
  • Tener habilidad de respuesta, ser enérgico, decidido, estructurado y estar dispuesto a tomar la iniciativa.

Los requisitos educativos de los distintos cargos en el sector de Seguros requieren que el aspirante haya culminado sus estudios de secundaria; no obstante, en el caso de los Ajustadores de Seguros, sí es imprescindible tener un título universitario en Matemáticas, Ciencias Actuariales, Estadísticas, Economía Administración de Empresas u otras carreras afines. La experiencia profesional requerida para ser elegible suele estar comprendida entre uno (1) y dos (2) años, destacándose quienes hayan trabajado previamente en el área de Ventas o Atención al Cliente.


La actividad aseguradora y la de sus actores debe estar ajustada a lo establecido en la Ley de Instituciones de Seguros y de Fianzas, la cual es ejecutada a través de los siguientes organismos:



Quienes aspiren incursionar en este ramo deben tener talento y la disposición de lidiar con los clientes y las ventas, ya que la naturaleza de este campo implica estar en contacto constante con personas tanto fuera como dentro de la aseguradora, por lo que ser amigable y proactivo es esencial.